Cargando

PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA
DECRETO NUMERO -  2.427 – 1° DE FEBRERO DE 1984
LUIS HERRERA CAMPINS,
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

En uso de la atribución que le confiere el ordinal 10 del artículo 190 de la Constitución, en Consejo de Ministros,

Decreta:
la siguiente

REFORMA PARCIAL DEL REGLAMENTO DE RADIOCOMUNICACIONES

REGLAMENTO DE RADIOCOMUNICACIONES

TITULO I
Disposiciones Generales

Artículo 1.- Los servicios radioeléctricos en general se regirán por las disposiciones contenidas en el presente Reglamento.



Artículo 2.- Los servicios radioeléctricos son de la exclusiva competencia del Estado, y sólo excepcionalmente se concederá permiso para establecer servicios de esta índole a particulares cuando a juicio del Ejecutivo Federal hubiere razones para ello y siempre que los concesionarios cumplan estrictamente las disposiciones de la Ley de Telecomunicaciones, los Convenios suscritos por la Nación, las disposiciones contenidas en este Reglamento y las que dicte el Ministerio a cuyo cargo estén las radiocomunicaciones de la República.

Artículo 3.- A los efectos de lo previsto en el presente Reglamento, las expresiones “Servicio Radioeléctrico” o “Servicio de Radiocomunicaciones” se aplican a toda instalación eléctrica que permita transmitir o recibir por medio de las Ondas Hertzianas cualquier clase de señales, signos, escritos, imágenes o sonidos.

Sin embargo, el uso de aparatos receptores de radiodifusión no estará sometido a ningún requisito.

Artículo 4.-  A los fines pertinentes, se divide el territorio de la República en nueve Circuitos radioeléctricos así:

Circuito N° 1: Estados Zulia, Falcón y Trujillo.
Circuito N° 2: Estados Táchira, Mérida y Barinas.
Circuito N° 3: Estados Lara, Yaracuy y Portuguesa,
Circuito N° 4: Estados Carabobo, Cojedes y Aragua.
Circuito N° 5: Estados Miranda, Guárico y Distrito Federal.
Circuito N° 6: Estados Anzoátegui y Bolívar.
Circuito N° 7: Estados Nueva Esparta y Sucre.
Circuito N°  8: Estados Monagas y Territorio Federal Delta Amacuro.
Circuito N° 9: Estado Apure y Territorio Federal Amazonas.

Artículo 5.-  Para todos los efectos del cumplimiento del presente Decreto, se establecen las siguientes definiciones:

Estación fija.- La que no es susceptible de desplazarse y que puede comunicarse por radiocomunicación con otras estaciones establecidas de la misma manera.

Estación terrestre.- Aquella que no susceptible de desplazamiento, pero que mantiene comunicación con estaciones móviles.

Estación costera.- Estación terrestre que mantiene servicios con estaciones de buques.

Estación aeronáutica.- Estación terrestre que mantiene servicio con estaciones de aeronaves.

Estación movible.- La que es susceptible de desplazamiento y que habitualmente se desplaza.

Estación de aeronave.- Aquella que está puesta a bordo de cualquier vehículo aéreo.

Estación de barco.- Una estación colocada a bordo de un barco que no esté amarrado permanentemente.

Estación portátil.- Una estación fácilmente desplazable, pero que habitualmente no es utilizada cuando está en movimiento.

Estación radiofaro.- Una estación especial cuyas emisiones se destinan a permitir que una estación de abordo determine su marcación o una dirección con relación a la estación de radiofaro y también, eventualmente, la distancia que la separe de esta última.

Estación radio goniométrica.- Una estación provista de los aparatos especiales destinados a determinar la dirección de las emisiones de otras estaciones.

Estación de aficionado.- Una estación utilizada por un “aficionado”, es decir, una persona debidamente autorizada que se interesa en la técnica radioeléctrica con un fin únicamente personal y sin interés pecuniario.

Estación experimental privada.- La destinada a experiencias con miras al desarrollo de la técnica o de la ciencia radioeléctrica.

Estación privada de radiocomunicación.- Una estación privada no abierta a la correspondencia pública, que está autorizada únicamente para cambiar con otras estaciones privadas de radiocomunicación, comunicaciones concernientes a los asuntos objeto de la autorización.

Estación de radiodifusión.- Aquella que hace la difusión de emisiones radiotelefónicas esencialmente destinadas a ser recibidas por el público en general.

Estación de televisión.-  Estación que efectúa la difusión de emisiones para la visión, a distancia, de seres u objetos fijos o en movimiento.

Estación de facsímiles.-  Estación que efectúa la difusión emisiones destinadas a reproducir a distancia imágenes fijadas en forma permanente.

Estación receptora de noticias.-  Es la que está destinada a recibir noticias para su publicación.

Onda portadora es:
a) En un sistema estabilizado de frecuencia, el componente sinusoidal de la parte útil de una onda modulada cuya frecuencia es independiente de la onda modulante; o

b) Lo que quedaría radiando un trasmisor si la onda modulante se hace igual a cero; o

c) Una onda que se genera en un punto de un sistema de trasmisión, la cual puede ser subsiguientemente modulada por una señal.

Frecuencia de la portadora. Frecuencia autorizada o frecuencia asignada.- Es la frecuencia asignada a una estación por el Ejecutivo Federal.

Frecuencia actual o de operación.-  Es la frecuencia de la portadora medida en cualquier momento de trabajo del trasmisor.

Banda de comunicación.-  Es la banda de frecuencia permitida para el tipo de emisión.

Banda tutorizada.-  Significa la banda de frecuencia dentro de la cual debe ser confinada la emisión de un trasmisor. Ella comprende la banda de comunicación y la banda resultante del doble de la tolerancia de frecuencia.

Potencia autorizada.- Es la potencia asignada a una estación de radio por el Ejecutivo Federal.

Potencia de operación o potencia actual.- Es la potencia con que está emitiendo en cualquier momento un trasmisor de radio, y es medida de acuerdo con los métodos dictados por el artículo 8° del presente Reglamento.

Potencia máxima de emisión.- Es la mayor potencia con la cual puede ser operado satisfactoriamente un trasmisor. Esta potencia se determina por el diseño del trasmisor y el tipo y número de tubos usados en el último paso de radiofrecuencia.

Potencia de antena o potencia de entrada a la antena.-  Es el producto del cuadrado de la corriente de antena y la resistencia total de la misma, a la frecuencia de operación en el punto donde es medida la corriente.

Corriente de antena.-  Es la corriente de radiofrecuencia en la antena sin modulación.

Resistencia de la antena.-  Es la resistencia total de un sistema de antenas de trasmisión a la frecuencia de operación y en el punto en el cual es medida la corriente.

Modulación.-  Es el proceso de producir en una onda algún carácter que sea una función del valor instantáneo de otra onda, la cual se llama onda modulante.

Modulador.-  Es el último paso de amplificación que modula un paso de radiofrecuencia.

Paso modulado.-  Es el paso de radiofrecuencia donde está acoplado el modulador y en el cual la onda portadora es modulada de acuerdo con el sistema de modulación y la característica de la onda modulada.

Ultimo paso de radiofrecuencia.-   Es el amplificador de radiofrecuencia que suple potencia a la antena.

Porcentaje de modulación (amplitud).-   Es la relación de la mitad de la diferencia entre las amplitudes máxima y mínima de una onda modulada en amplitud, a la amplitud media expresada en porcentaje.

Porcentaje máximo de modulación.- Es el tanto por ciento de modulación que puede ser obtenido en un trasmisor sin que aparezca en la emisión más de un cinco por ciento (5%) de armónicas de la frecuencia modulante.

Modulación a alto nivel.-  Es la modulación producida en un punto de un sistema en donde la potencia se aproxima a la potencia de salida de dicho sistema.

Modulación a bajo nivel.-  Es la modulación producida en un punto de un sistema en donde la potencia es baja en comparación con la potencia de salida de dicho sistema.

Modulación en placa.- Es la modulación producida por la introducción de una onda modulante en el circuito de placa de cualquier tubo en el cual la onda portadora esté presente.

Modulación en rejilla.- Es la modulación producida por la introducción de una onda modulante en alguno de los circuitos de rejilla, en cualquier tubo en el cual la onda portadora esté presente.

Armónicas de audio combinadas.- Es la suma aritmética de las amplitudes de todos los componentes de armónicas separadas.

Artículo 6.-  Las emisiones se clasifican a continuación según el uso para que se destinan, suponiendo que su modulación o su manipulación eventuales sean hechas solamente en amplitud.

1° Ondas continuas:

a) Tipo A 0. Ondas cuyas oscilaciones sucesivas son idénticas en régimen permanente.

b) Tipo A 1. Telegrafía en onda continua pura. Una onda continua manipulada según un Código telegráfico.

c) Tipo A 2. Telegrafía modulada. Una onda portadora modulada en una o varias frecuencias audibles, siendo la o las frecuencias audibles o su combinación con la portadora, manipuladas según un Código telegráfico.

d) Tipo A 3. Telefonía. Ondas resultantes de la modulación de una onda portadora por frecuencia correspondientes a la voz, a la música o a otros sonidos. Estas ondas son solamente utilizadas en casos especiales, tales como las emisiones de frecuencias contrastadas.

e) Tipo A 4. Facsimilado. Ondas resultantes de la modulación de una onda portadora por frecuencias producidas durante la exploración de una imagen fija, para su reproducción bajo una forma permanente.

f) Tipo A 5. Televisión. Ondas resultantes de la modulación de una onda portadora por frecuencias producidas durante la exploración de objetos fijos o en movimiento.

NOTA: Las anchuras de banda a que corresponden estas emisiones se indican en el Apéndice 3.

2° Ondas amortiguadas:

Tipo B. Ondas compuesta de series sucesivas de oscilaciones cuya amplitud, después de haber alcanzado un máximo, disminuyen gradualmente, siendo manipulados los trenes de ondas según Código telegráfico.

Parágrafo Primero.-  En la clasificación precedente se admite la presencia de una onda portadora, en todos los casos. Sin embargo, tal onda puede no ser trasmitida.

Parágrafo Segundo.-  La clasificación anterior no tiene en vista la exclusión del empleo, en condiciones determinadas, de tipos de ondas no comprendidos en las precedentes definiciones.

Artículo 7.-  Las ondas se designarán, en primer lugar, por su frecuencia en kilociclos por segundo (Kc/s) o en megaciclos por segundo (Mc/s). A continuación de esta designación se indicará, entre paréntesis, la longitud aproximada en metros.

En el presente Reglamento, el valor aproximado de la longitud de onda en metros es el cuociente de la división del número 300.000 por la frecuencia expresada en kilociclos por segundo.

Artículo 8.-  La potencia actual o de operación de una  radiodifusora será determinada por las siguientes medidas:

1° Por método indirecto. Midiendo la potencia de entrada en la placa del último paso de radiofrecuencia en el trasmisor.

2° Por método directo. Midiendo la potencia en las antenas.

3° Calculando la potencia por medición de la intensidad de campo.

Artículo 9.-  El cálculo de la potencia se determina usando el método indirecto por medio de la fórmula:
W = Ep IpK

en donde: W = Potencia en vatios;

Ep = Voltaje aplicado al circuito en placa del último paso de radiofrecuencia (en voltios);
Ip  = Corriente de placa del último paso de radiofrecuencia (en amperios);
K   = Factor de proporcionalidad el cual se encuentra en la siguiente Tabla:

Factor K

Máxima potencia en vatios del último paso radiofrecuencia:

100 vatios ......………….................................. 0,60
250 a 1.000 vatios …........…......................... 0,65
5.000 vatios o más …................................... 0,70

En modulación de bajo nivel:
            Clase “B” ……………….......................……….... 0,33
            Clase “BC”………….......................................  0,60

Parágrafo Único.-  Para los casos en que se use modulación en rejilla deberá consultarse a la Sala Técnica de los Servicios de Radiocomunicaciones para la determinación de la potencia por este método.

Artículo 10.-  Para la determinación de la potencia por el método directo se usará la siguiente fórmula:

W = I2  R

en donde W = Potencia en vatios;

I  = Corriente de la antena (en amperios); y

R = Resistencia de ohmios de la antena en el punto donde es medida la corriente y a la frecuencia de operación.

Para uso de este método, es necesario llenar los siguientes requisitos:

1° .-  Enviar a la Sala Técnica respectiva los cálculos y métodos de determinación para encontrar la resistencia de la antena en el punto de medición, a fin de que ésta decida si puede emplearse este método de medición de la potencia.

2°.-  La corriente de la antena debe ser medida con un instrumento de precisión reconocido como tal por la Sala Técnica, y no podrá ser cambiado o movido de su sitio sin autorización de la misma.

3°.-  Si se efectúan cambios en la antena o en el trasmisor, que puedan afectar la radiación del sistema los cálculos presentados quedarán automáticamente nulos y por lo tanto la medición de la potencia no podrá seguirse haciendo sino por medio del método indirecto previa la participación correspondiente.

TÍTULO II
De los Permisos

CAPITULO I
Normas Generales

Artículo 11.- Ningún servicio de radiocomunicación podrá instalarse ni entrar en funcionamiento dentro del territorio de la República sin permiso expreso del Ejecutivo Federal, concedido por órgano del Ministerio  respectivo, de acuerdo con las disposiciones del presente Título.

Artículo 12.- Cada indicativo es motivo de un permiso; y toda instalación radioeléctrica debe mantener el documento donde conste ese permiso, ubicado visiblemente cerca de los aparatos.

Artículo 13.-  Los permisos no podrán concederse por un plazo mayor de un año, renovables por el mismo tiempo si el interesado ha cumplido en todas sus partes las Leyes y Reglamentos vigentes, y serán en todo tiempo y momento revocables, siempre a juicio del Ejecutivo Federal. Los permisos para el establecimiento y funcionamiento de estaciones de radiodifusión podrán otorgarse hasta por cinco años, y renovarse hasta por igual tiempo bajo las mismas condiciones.

 CAPITULO II
Permisos para la Radiodifusión

Artículo 14.-  Los  permisos para establecer y explotar estaciones radiodifusoras y el uso de los canales o bandas de frecuencia para sus trasmisiones, solamente podrán otorgarse a favor de ciudadanos venezolanos, mayores de edad, siempre que la concesión de estos permisos redundare en conveniencia, interés o beneficio público.

Cuando se trate de personas jurídicas será necesario que estén constituidas de acuerdo con las Leyes de la República; que la totalidad de sus gerentes, directores o administradores sean ciudadanos venezolanos; y que no menos de las cuatro quintas partes del capital con derecho a voto pertenezcan a ciudadanos venezolanos o a empresas que reúnan esos mismos requisitos. Si fuere una compañía anónima, sus acciones con derecho a voto tendrán que ser nominativas.

Si el propietario de una estación radiodifusora perdiese la nacionalidad venezolana, o si, siendo persona jurídica, dejare de tener alguno de los requisitos señalados en al aparte anterior, el Ejecutivo Federal procederá a suspenderle el permiso inmediatamente. En todo caso los directores de las estaciones deberán ser venezolanos.

Artículo 15.- Los aspirantes a obtener permiso para construir o instalar estaciones de radiodifusión, y para explotarlas, deben dirigir al Ejecutivo Federal, por órgano del Ministerio del ramo, una solicitud escrita en forma legal, en la cual expresen:

a) Nombre, edad, nacionalidad, profesión y domicilio, si se tratare de una persona natural; y si fuere una persona jurídica, su nombre y domicilio, y el nombre, nacionalidad y domicilio de sus representantes.

b) Ciudad elegida como asiento de la explotación o empresa y sitio donde desee construir o instalar la planta trasmisora, adjuntando plano del mismo.

c) Si la radiodifusora se instalará con fines comerciales o con fines puramente culturales.

d) Nombre y nacionalidad de la persona que haya de asumir la Dirección Técnica de la estación.

e) Capital de que dispone para la construcción y explotación.

f)  Exposición de los motivos por los cuales el otorgamiento del permiso redundará en conveniencia, interés o beneficio público.

g) Marca de fábrica y tipo de los equipos que se utilizarán.

Artículo 16.- A la solicitud a que se refiere el artículo anterior, deberá acompañar el postulante los siguientes documentos:

1- Declaración jurada de no emplear los aparatos de que disponga la estación para fines diferentes de aquellos en vista de los cuales se concede la licencia; y, asimismo, de que entregará sus instalaciones al Gobierno Nacional mediante inventario, al ser requerido para ello, en caso de guerra internacional, perturbación del orden público o siniestros de importancia, mientras duren las causas que justifiquen la entrega.

2- El Título de Técnico de Radiocomunicaciones de la persona encargada de la Dirección Técnica de la Estación.

3- Memoria descriptiva de la obra que se pretende realizar, la cual contendrá un presupuesto aproximado de la instalación, un cálculo de las probables entradas y de los gastos de explotación; y planos completos y detallados por triplicado de todas y cada una de las partes de la instalación que se proyecta; una reseña de toda la instalación indicando los tipos y características de los elementos que constituyen la estación, y frecuencia en la cual pretende funcionar el trasmisor. También se hará una descripción completa del sistema de antenas, indicando: tipo de antena; nombre del fabricante de las torres, sí serán sostenidas por guayas o por sí mismas, o si son con base cuadrada y triangular, si de secciones uniformes o cónicas; si es una torre oscilante, dar su longitud de onda; si la torre se usa para sostener una antena que esté montada en su extremo, deben darse detalles completos; altura de la torre en metros y altura de las antenas. Se indicarán los detalles del sistema de tierra, largo y número de los radiales que forman la tierra y profundidad del sistema; detalles de la contra-antena, si se usare; diagrama y descripción completa del sistema de antena y métodos de acoplamiento, en especial se indicará el punto donde estén intercalados los amperímetros de corriente de antena; y la potencia de abastecimiento del amplificador final de radiofrecuencia.

4- Fianza a satisfacción del Ejecutivo Federal, hasta por el cincuenta por ciento (50%) del capital manifestado por la empresa.

Artículo 17.-  Recibida la solicitud por el Ministerio del ramo y llenos los extremos exigidos por los artículos anteriores, el Ejecutivo Federal podrá acordar un permiso para hacer las instalaciones, fijando un plazo máximo de sesenta días para comenzar la construcción y otro de seis meses para terminarla.

Los plazos señalados en este artículo podrán ser ampliados si la demora en comenzar o terminar la instalación no fuere imputable al concesionario y si la solicitud de ampliación de los mismos fuere recibida con cinco días, por lo menos, de antelación al vencimiento del período primitivamente señalado.

Artículo 18.- Terminada la construcción de la planta dentro del plazo señalado, el Ministerio del ramo ordenará la inspección de la misma; y si ésta diere resultado favorable autorizará la realización de las pruebas por un período no mayor de un mes.

Artículo 19.- Dentro del período de prueba la Dirección del ramo comprobará el funcionamiento de la estación; y si fuere bueno y sus emisiones se ajustaren a los requisitos exigidos para la clase de trasmisión, informará al Ministerio para que éste expida el permiso definitivo, estableciendo el indicativo de llamada.

Si la estación después de instalada, requiere pruebas adicionales por causas justificadas, éstas deberán hacerse entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana y participarse al Ministerio durante el día.

Los gastos que ocasionaren las inspecciones serán por cuenta del interesado.

Artículo 20.-  No se concederá el permiso definitivo mientras el trasmisor no haya sido sometido a la prueba diaria y sea capaz de llenar las condiciones de potencia autorizada con un 85% de modulación y siempre que ella no ganare más de un 50% de armónicas de audiofrecuencia. También es indispensable para la concesión del permiso definitivo que sean presentados los métodos y cálculos a los cuales se refieren los Artículos 8° y 9° de este Reglamento, cuando se adopte para la medición de la potencia el método directo.

Artículo 21.- Si la comprobación del funcionamiento de una estación diere un resultado desfavorable, o no pudiere llevarse a cabo por causas imputables, al concesionario, los gastos que originen las comprobaciones subsiguientes serán también por su exclusiva cuenta.

Artículo 22.- Únicamente podrá concederse permiso para aparatos e instalaciones de los tipos más modernos y de sistemas reconocidos como los más adecuados para prestar un servicio correcto, sin causar interferencias o dificultades a otras estaciones construidas o que se construyan y sin perjudicar los demás servicios de telecomunicaciones.

Artículo 23.- Durante el tiempo comprendido desde la expedición del permiso para instalar una estación hasta la fecha en que se conceda el permiso definitivo para operarla se le reservará al solicitante la frecuencia señalada para sus trasmisiones.

Artículo 24.- Para hacer nuevas instalaciones en una estación radiodifusora o para modificar las existentes, se observarán las prescripciones de los artículos anteriores, en cuanto fueren aplicables.

Artículo 25.- Se considerará caduco el permiso definitivo si el interesado no ha puesto en servicio la estación radiodifusora dentro del término que le fije la Resolución Ejecutiva que acuerda dicho permiso.

Artículo 26.- No se otorgarán permisos para más de una radiodifusora a cada persona natural o jurídica en una misma localidad.

Artículo 27.- Sin embargo, se concederá permiso para trasmitir en dos bandas cuando por la índole del servicio se justificare plenamente la necesidad de usarlas y siempre que el interesado mantuviere un trasmisor para cada banda.

Artículo 28.- Los permisos otorgados a particulares y las empresas instaladas de acuerdo con ellos, podrán ser cedidos o traspasados a personas o entidades que reúnan los requisitos exigidos por este Reglamento para obtenerlos.  La cesión o traspaso no podrá realizarse sin la previa autorización del Ejecutivo Federal, quien podrá concederla siempre que el concesionario reúna los expresados requisitos.

La persona que haya adquirido de un tercero un permiso, incluso por arrendamiento, sustituye al cedente en todos los derechos, obligaciones y responsabilidades que emanan del uso o disfrute de ese permiso.

Artículo 29.- No se concederá ningún permiso si el equipo no está acondicionado para mantener la frecuencia autorizada entre los límites de variación permitidos por este Reglamento en su apéndice primero.

Parágrafo Único - Ninguna radiodifusora puede funcionar por un período mayor de diez días sin un Técnico titular venezolano al frente de sus instalaciones.

CAPITULO III
Permisos para Estaciones Privadas de radiocomunicaciones

Artículo 30.- Quien aspire a obtener permiso para el establecimiento de una o varias estaciones privadas de radiocomunicaciones, dirigirá una solicitud al Ministerio respectivo, que contenga:

a) Nombre, edad, nacionalidad, domicilio, profesión u ocupación del solicitante.

b) Lugar o lugares donde piensa instalar los trasmisores, indicando la longitud y latitud precisas con relación al meridiano de Greenwich, adjuntando planos por triplicado de los sitios donde se instalarán.

c)  Memoria descriptiva del sistema que se pretende instalar. Esta debe constar al menos de un estudio de cobertura, según los métodos de cálculo que establezca el Ministerio de Transporte y Comunicaciones, para cada banda y de acuerdo al tipo de servicio, así como los contornos de nivel de señal mínimo. Además deberá anexarse copia de los planos de los equipos del sistema radiante a utilizar y de todos los materiales que conforman la estación radioeléctrica, así como los planos de las instalaciones físicas donde se encontrare la mencionada estación, todo lo cual deberá estar conformado por el técnico en Radiocomunicaciones responsable de la instalación.

d) Nombre del Técnico encargado de las instalaciones, quien deberá ser venezolano.

e) Declaración jurada de que no usará sus instalaciones para fines distintos de aquellos para los cuales será autorizado, y de que entregará al Gobierno Nacional los aparatos de que disponga cuando éste los solicite, en casos especiales como siniestros, inundaciones, calamidades públicas, perturbaciones del orden público, revolución armada o guerra internacional.

Artículo 31.- Si el Ejecutivo Federal resolviere conceder los permisos pera el establecimiento de una o varias estaciones privadas de radiocomunicación, los interesados pagarán al Fisco Nacional por cada estación, anualmente y por adelantado, las siguientes cantidades, según la potencia de la estación.

Estaciones de 1° Clase, 200 a 500 watios en potencia          Bs. 3.000,00.

Estaciones de 2° Clase, 100 a 199 watios en potencia         Bs. 2.500,00.

Estaciones de 3° Clase, 10 a 99 watios en potencia           Bs. 2.000,00.

Estaciones de 4° Clase, menores de 10 watios en potencia  Bs. 1.500,00.

Capítulo IV
Permisos  para Estaciones Receptoras de Noticias

Artículo 32.- Quien aspire a obtener permiso para instalar una estación receptora de noticias debe dirigir una solicitud al Ministerio del ramo, en forma legal, donde conste:

a) Nombre, edad, nacionalidad, domicilio y profesión u ocupación del solicitante.

b) Copia debidamente legalizada de los documentos que acrediten la autorización de las agencias noticiosas para que puedan recibir y distribuir el servicio de prensa.

c) Si se tratare de una empresa periodística que usa la estación para captar noticias destinadas a la publicidad en sus periódicos, copia legalizada de la autorización correspondiente.

d) Marca del aparato que usará en su recepción y descripción completa del mismo y de las instalaciones.

e) Declaración jurada de que se someterá en todo a las disposiciones legales y reglamentarias respectivas, y de que guardará el secreto de la correspondencia que hubiere podido captar y que no esté destinada al servicio público de acuerdo con las Convenciones Internacionales.

f) Nombre del operador u operadores radiotelegrafistas encargados del manejo de la estación receptora, los cuales deben ser titulares y venezolanos.

Artículo 33.- Si el Ministerio del ramo encontrare la solicitud ajustada, podrá conceder el permiso respectivo en el bien entendido de que el permisionario pagará al Fisco Nacional, anualmente y por adelantado, el Impuesto a que se refiere la letra f), del artículo 15 de la Ley de Telecomunicaciones.

CAPITULO V
Permisos para Estaciones de Aficionados

Artículo 34.- Se podrá permitir la instalación de estaciones de aficionados a personas mayores de edad, que posean el Certificado de Operador de Estaciones de Aficionados y que sean de nacionalidad venezolana, Sin embargo, dicha autorización también podrá ser concedida a personas naturales de nacionalidad extranjera, mayores de edad, en los casos siguientes:

a) Cuando esté vigente un acuerdo bilateral entre Venezuela y el país del cual sea nacional la persona interesada, en virtud del cual se conceda tratamiento equivalente a ciudadanos venezolanos, sobre base de reciprocidad; y

b) Si el interesado estuviere provisto de un certificado de operador aficionado y de autorización para operar una estación de este tipo, ambos expedidos por su propio Gobierno.

Artículo 35.- Quien aspire a instalar una estación de aficionado debe solicitar permiso para ello, en forma legal, ante el Ministerio del ramo.

En la solicitud se expresará claramente:

a) Nombre, edad, nacionalidad, domicilio y dirección del solicitante.

b) Lugar donde aspire a instalar la estación,

c) Clase de permiso que solicita,

d) Número del Certificado de Operador de Estación de Aficionados que posea.

e)   Exposición de los motivos que comprueben la necesidad de poseer la estación.

Artículo 36.- El Ministerio del ramo sólo concederá permisos para estaciones de aficionados en los meses de diciembre, abril y septiembre de cada año.

Artículo 37.- Se concederán dos clases de permisos a saber:

1.- Clase A (restringido) para Operadores con Certificado A.
Esta autoriza para la instalación de estaciones de radiotelefonía y para el uso de las siguientes frecuencias 1.715 a 2.000; 3.500 a 4.000; 28.000 a 28.500; 56.000 a 59.000; 112.000 a 116.000; y 224.000 a 230.000 kilociclos.

2.- Clase B (general) para Operadores con Certificado B.
Esta autoriza para la instalación de estaciones de radiotelegrafía o radiotelefonía y para el uso de todas las bandas de aficionados; frecuencias comprendidas entre: 14.000 a 14.350 kilociclos, aficionados 14.350 a 14.990 kilociclos, servicios fijos  21.000 a 21.450 kilociclos, aficionados.

La banda de frecuencia comprendida entre 59.000 y 60.000 kilociclos se reserva para experimentos esencialmente científicos de aficionados, y para el uso de cualesquiera de esas frecuencias se requiere permiso especial del Ministerio respectivo.

Artículo 38.- Para obtener el permiso el solicitante debe hacer ante el Ministerio respectivo declaración jurada de no emplear los aparatos de que disponga la estación para fines diferentes de aquellos en vista de los cuales se concede el permiso; y asimismo, de que entregará sus instalaciones al Gobierno Nacional, mediante inventario, al ser requerido para ello en caso de guerra internacional, perturbación del orden público o siniestro de importancia, y mientras duren las causas que justifiquen la entrega.

CAPITULO VI
Permisos para Estaciones de Barcos y Aeronaves

Artículo 39.- Quienes deseen instalar estaciones radioeléctricas a bordo de barcos o aeronaves de matricula nacional deben dirigir una solicitud en forma legal al Ministerio del ramo, expresando:

a) Nombre, nacionalidad, edad y domicilio del solicitante.

b) Nombre del barco o aeronave, tonelaje y demás características.

c) Itinerario que regularmente recorre.

d) Esquema y especificaciones, por triplicado, de los equipos radioeléctricos.

e) Nombre de los radiotelegrafistas o radiotelefonistas encargados de operar la estación, y número de los certificados respectivos.

CAPITULO VII
Permisos para Estaciones Experimentales

Artículo 40.-  Dada la índole experimental de esta clase de estaciones, se podrán conceder permisos con el mismo carácter, previo el cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo 30 para las estaciones de radiocomunicación privada.

TÍTULO III
De la Radiodifusión

CAPITULO I
Objeto y Fines

Artículo 41.-  Las estaciones de radiodifusión pueden establecerse con fines comerciales, o con fines exclusivamente culturales.

Las radiodifusoras comerciales son las únicas que pueden difundir programas comerciales, y sólo mediante la emisión de anuncios, propagandas y menciones combinadas con la transmisión de conferencias, conciertos, obras teatrales, piezas musicales, noticias, comentarios y otros servicios de interés general y de divulgación cultural y científica.

Artículo 42.- En las trasmisiones de las estaciones radiodifusoras comerciales deberán prevalecer programas artísticos y culturales; y los anuncios, propaganda y menciones de índole comercial serán perifoneados en lenguaje conciso y distribuidos en forma metodizada y amena, a objeto de no desvirtuar su fin primordial de educación y esparcimiento.
  
Queda prohibido el abuso de la cita ininterrumpida de anuncios y menciones, así como la desmesurada extensión de las referidas propagandas.

Sus programas y trasmisiones se ajustarán a las reglas contenidas en este Reglamento y a las instrucciones que al respecto les comunique al Ejecutivo Federal por órgano del Ministerio a cuyo cargo esté el ramo de radiodifusión.

CAPITULO II
De las Trasmisiones y de los Programas

Artículo 43.-  Las trasmisiones y los programas de las estaciones radiodifusoras comerciales deben ajustarse estrictamente a las prescripciones del presente Capítulo.

Artículo 44.- Las trasmisiones deben hacerse en idioma castellano. Se permite únicamente la traducción de lo hablado en otro idioma cuando las trasmisiones estén destinadas a la retrasmisión por estaciones de otros países cuyo idioma no sea el castellano; o estén dedicadas a uno de tales países que mantenga cordiales relaciones con Venezuela; o cuando el Ministerio del ramo, tomando en consideración determinadas circunstancias, permita la transmisión en otro idioma.

Artículo 45.- El horario de trasmisiones de cada estación queda a juicio del concesionario dentro de las 6 a.m. a 12 m., hora legal de Venezuela; pero para entrar en vigencia o para modificarse necesita la aprobación previa del Ministerio del ramo. Es facultativo del citado Ministerio, dictar las modificaciones que creyere convenientes.

Para trasmisiones fuera de las horas indicadas se requiere autorización expresa del Ministerio del ramo o de la oficina respectiva, quedando a cargo del solicitante, en caso de concederse el permiso, los gastos que ocasione la observación oficial fuera de horas reglamentarias.

Artículo 46.- Puede efectuarse la retrasmisión de programas de otras estaciones, previa la autorización de la estación de donde se origine el programa. En este caso deberá expresarse, al comenzar y terminar la retrasmisión, su procedencia y la autorización concedida.

Artículo 47.- La propaganda comercial deberá hacerse en forma mesurada, de modo que no llegue a disminuir la calidad de los programas.

La publicidad comercial entre cada número del programa no excederá de ciento cincuenta palabras ni de un (1) minuto de duración; y no podrán intercalarse más de tres avisos o anuncios.

No obstante, cuando los números del programa excedan de quince (15) minutos de duración, la publicidad comercial podrá hacerse hasta por el tiempo equivalente a la cuarta parte de duración del respectivo número, sin que puedan intercalarse más de tres avisos o anuncios.

Artículo 48.- A los efectos del artículo anterior, se considerará como publicidad comercial:

a) Todo anuncio de casas de negocios o productos comerciales;

b)  Avisos de alquiler de locales, casas, departamentos, campos;

c)  Avisos de sanatorios y de toda clase de específicos o productos medicinales;

d) Toda composición, acompañada de música o no, que se refiera a algún producto o casa de comercio;

e) El anuncio de que la audición por trasmitirse es ofrecida por una casa, una firma o un producto determinado;

f) En general, todo anuncio o aviso por el cual la estación pueda percibir una remuneración.

Parágrafo Primero.-  No se considerará como publicidad comercial:

a) La señal distintiva y nombre de la estación;

b) La propaganda pro fomento del turismo en el país, siempre que no se indique casas o empresas comerciales;

c) Los avisos carentes de finalidad comercial, provenientes de los organismos públicos y siempre que no se pague por su trasmisión;

d) Las indicaciones relativas a participación de artistas, ejecutantes y otros en los programas o audiciones habituales o especiales de la propia estación, siempre que no se mencionen casas o productos comerciales;

e) Los programas de las salas de espectáculos públicos trasmitidos en conjunto con fines informativos; y la nómina de farmacias de turno radiodifundida con idénticos propósitos, en horas y días fijos y sin incluir publicidad comercial.

Parágrafo Segundo.-  No se considerará como número del programa:

a) El boletín breve o la noticia aislada que se intercale entre la propaganda;

b)  Los discos de reducida duración o interrumpidos;

c) Una declamación o recitación breve.

La publicidad que, de inmediato, preceda o sigue a un número como los indicados en este parágrafo, será computada en su totalidad como si hubiere sido trasmitida sin solución de continuidad.

Parágrafo Tercero.- En el cómputo de palabras las cantidades numéricas se contarán por tantas palabras cuantas veces contengan cinco cifras. El conjunto de palabras o iniciales que designen el nombre de una localidad o lugar, de un domicilio, de calles, buques, o el nombre completo de las estaciones cuando se lo intercala en una propaganda comercial, se computará como una palabra.

Artículo 49.- Los anuncios o avisos comerciales no deben hacerse con intensidad de voz superior al nivel normal de los otros números del programa, ni deben adolecer de otras formas de afectación que resulten incómodas para el oyente. Tampoco debe repetirse insistentemente el nombre del artículo o firma comercial a que se refiere la propaganda.

Artículo 50.- La redacción de los textos de publicidad en general y de los que se refieren a productos medicinales en particular, deberá hacerse con suma atención, de manera que guarden estrictamente las formas impuestas por la cultura, las buenas, costumbres y el uso correcto del idioma.

Artículo 51.-  No podrán anunciarse productos farmacéuticos ni medicamentos no aprobados por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. En todo caso el texto de los anuncios de esta índole debe ser visado por la Oficina que ese Ministerio habilite para tal fin.

Artículo 52.- Las trasmisiones de las estaciones radiodifusoras deberán hacerse desde los estudios o locales especiales habilitados para ello. Para hacer trasmisiones desde otros sitios se necesita permiso previo del Ministerio del ramo o de las Oficinas o funcionarios que éste señale.

Artículo 53.-  Queda absolutamente prohibido trasmitir por las estaciones radiodifusoras:

a) Correspondencia que revista carácter privado. Sin embargo, quedan exceptuados de esta prohibición, mientras estén interrumpidas o congestionadas las vías normales de telecomunicación oficial, los mensajes que gratuitamente trasmitan las estaciones en casos de ciclones, inundaciones, terremotos y otras calamidades públicas, relacionadas con los mismos; o a los lugares con los que no haya otro medio de comunicación, cuando se trate de casos urgentes y se haya obtenido previa autorización del Ministerio del ramo.

b) Conceptos que puedan comprometer las buenas relaciones de amistad entre los países.

c) Mensajes, discursos, prédicas y conferencias en los cuales se incitare a la rebelión  o al irrespeto de las instituciones y autoridades legítimas; y el irrespeto a esas mismas instituciones y autoridades.

d) Propaganda tendente a subvertir el orden público o social.

e) Propaganda política, cuando envuelva debate o polémica de personas o partidos militantes. 

f) Improvisaciones sobre cualquier tópico, salvo las que necesariamente deban hacerse con motivo de la reseña de un espectáculo.

g) Noticias, mensajes o prédicas que tuvieren por objeto entorpecer la acción de la justicia.

h) La propaganda inmoderada o insistente al consumo de bebidas alcohólicas. En todo caso, los anuncios referentes a dichas bebidas, requieren la aprobación previa del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social.

i) Conceptos que afecten de alguna manera la reputación y buen nombre de las personas o  instituciones.

j) Señales y noticias falsas, engañosas o tendenciosas.

k) Avisos que susciten la especulación o contengan declaraciones engañosas y advertencias dudosas.

l) Consejos respecto a la salud, la higiene, la terapéutica y provisión de enfermedades; consultas sobre el tratamiento de las mismas; prescripciones sobre regímenes o métodos curativos; dar fórmulas para preparaciones medicinales y hacer diagnósticos de carácter médico.

Las trasmisiones de esta índole sólo se permitirán cuando estén a cargo o autorizadas por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social o auspiciadas por cualquier otra institución médica, sanitaria o de asistencia pública de carácter oficial.

m) Cuadros sombríos o patéticos, narraciones sensacionalistas, o relatos de hechos poco edificantes.

n) Programas que presenten personas que aparezcan como poseyendo poderes sobrenaturales, tales como adivinos, magos, analizadores de carácter, o programas que puedan llevar al público a creencias erróneas.

o) En general, todo lo que envuelva la comisión de un delito castigado por las leyes penales venezolanas.

Parágrafo Único. -  Queda asimismo prohibido el uso de claves en las trasmisiones.

Artículo 54.-  Deberá obtenerse autorización previa del Ministerio del ramo o de la Oficina o funcionario que éste señale para efectuar las siguientes trasmisiones de carácter político:

a) Lecturas de resoluciones o programas emanados de organismos partidarios y plataformas electorales.

b) Anuncios de actos de carácter partidario o proselitista a realizarse por determinado partido, con indicación de fecha y hora, lugar y oradores que intervendrán.

c) Las conferencias, discursos, prédicas, escritos periodísticos y mensajes para pronunciarse ante el micrófono por su autor o por terceros y que tiendan a la exposición doctrinal de ideas; y los textos de propaganda, cuando tales trasmisiones no sean de las absolutamente prohibidas por el artículo anterior.

Artículo 55.- A los efectos del permiso a que se refiere el artículo anterior, deberán observarse los requisitos siguientes:

a) El texto de lo que se va trasmitir debe ser presentado con cuarenta y ocho horas de anticipación por persona autorizada y responsable.

b) La redacción y expresiones deben mantenerse dentro de los mismos principios de ética y cultura que rigen para las demás trasmisiones de la radiodifusión.

c) Que se halle exento de términos denigrantes o agresivos a otros partidos, gremios o personas y de toda referencia que pueda dar lugar a réplicas personales o a la dilucidación de asuntos personales por radio.

Los textos respectivos deberán ser presentados por triplicado, con el objeto de que una copia quede en poder del Ministerio o de la Oficina autorizada, otra en los archivos de la estación y la tercera en manos del interesado.

Las trasmisiones deberán ceñirse al texto autorizado. Los directores o dueños de la estación transmisora deberán impedir inmediatamente la difusión si el orador se aparta total o parcialmente de dicho texto,  e informar a los oyentes los motivos concretos de la interrupción; sin perjuicio de la sanción que legalmente puede imponerse a la empresa o al lector, la cual será agravada en el caso de que el empresario omita la interrupción y consiguiente información que se prescribe.

Artículo 56.- Podrán difundirse libremente, sin necesidad de previa autorización, las trasmisiones políticas consistentes en lectura de nómina de candidatos, cuando se haga a título informativo y en forma general; y las indicaciones tendentes a facilitar al elector su concurrencia a los comicios, siempre que esas trasmisiones no contengan ninguna mención de carácter proselitista o de prédica política.

Artículo 57.- El Ejecutivo Federal se reserva la facultad de impedir o prohibir las polémicas por radio, de cualquier naturaleza que sean, así como cualesquiera otras trasmisiones contrarias a los fines de la radiodifusión.

Artículo 58.- Las trasmisiones de los debates y discursos de asambleas, asociaciones o instituciones que no tengan carácter oficial no podrán hacerse sin permiso previo del Ministerio del ramo. En caso de permitirse esta clase de trasmisiones la empresa trasmisora deberá impedir inmediatamente la trasmisión cuando un orador aborde temas o se exprese en términos que violen las disposiciones del presente Reglamento; sin perjuicio de la sanción que legalmente pueda imponerse a la empresa, la cual será agravada en caso de que se omita la interrupción que se prescribe.

Artículo 59.- Las noticias o informaciones trasmitidas deben proceder de fuentes fidedignas que constituyan una  garantía de seriedad y exactitud. En general, las informaciones deben ser sucintas y concretarse a la enunciación de los hechos a que se refieren, evitando comentarlos o interpretaciones personales.

Artículo 60.- La crítica de ciencia o arte, y los comentarios en general, sólo deben abordarse con fines altamente constructivos y absoluta imparcialidad de juicio, excluyendo toda apreciación que no esté inspirada en un análisis eminentemente científico o artístico.

Artículo 61.- En la trasmisión de programas de aficionados o similares se evitarán los números carentes de valor artístico; con tal fin debe hacerse una selección entre las personas que concurran con carácter de aficionados, antes de que éstas se presenten ante los micrófonos. De estas selecciones será responsable el Director de la Estación.

Esta clase de trasmisiones no podrán ocupar un tiempo mayor de media hora semanal en cada estación; y cuando intervengan niños en las trasmisiones no podrá permitírseles interpretar sino temas infantiles.

Artículo 62.- Las obras teatrales, canciones y demás números de los programas deben ajustarse a los conceptos culturales de las trasmisiones de radiodifusión en general.

No deben irradiarse los números de programas:

a) Que contengan licencias de lenguaje reñidas con la moral y las buenas costumbres.

b) Que desvirtúen la correcta dicción del castellano por la inclusión abundante de modismos, remedos de otros idiomas, o que ridiculicen las costumbres.

c) Que contengan chistes groseros, decires equívocos y, en general palabras procaces.

d) Que tengan por motivo central escenas grotescas o inmorales.

e) Que ridiculicen la cultura o hagan mofa de costumbres y sentimientos humanos respetables.

f) Que aborden asuntos políticos, sociales o religiosos en forma agraviante para las convicciones de algún sector de los escuchas.

Artículo 63.- Los números de los programas deberán estar a cargo de artistas venezolanos, y sólo se permitirá la intervención de artistas extranjeros cuando se trate de personas o conjuntos afamados.

La intervención de artistas extranjeros en los conjuntos se permite sólo a solicitud de los concesionarios de permisos para la explotación de estaciones de radiodifusión, cuando demostraren la necesidad imperiosa de ello y siempre que las asociaciones culturales venezolanas no probaren lo contrario.

Artículo 64.-  La música venezolana tendrá carácter preferente en los programas; se indicará al anunciarse el nombre de su autor, y si no se conoce, debe ser hecha tal salvedad.

Por resoluciones especiales del Ministerio del ramo se determinará la forma y proporción en que el arte nacional debe integrar los programas.

Artículo 65.- Las trasmisiones de reproducciones mecánicas, tales como discos, rollos de pianola o películas sonoras, no deberán sobrepasar el cincuenta por ciento de las audiciones totales; y deberán concretarse, principalmente, a temas altamente artísticos y culturales.

Toda reproducción mecánica deberá ser anunciada como tal antes de darle comienzo; excepto el caso en que se use incidentalmente o como fondo para otro número de mayor importancia.

Artículo 66.- Los programas dedicados a los niños, organizados por las estaciones radiodifusoras, deben tener por objeto la educación de la infancia mediante el desarrollo de temas y asuntos orientados a ese fin e inspirados en sentimientos nobles.

Se prohíbe en estos programas las trasmisiones que puedan ejercer una influencia malsana en las mentes infantiles.

Artículo 67.- De los números hablados de cada programa deberá conservarse copia firmada por quien haga la perifoneación, en los archivos de las estaciones, hasta el término de un año después de verificada.

Artículo 68.- Cada cuarto de hora durante las trasmisiones se anunciarán los indicativos de llamada y la frecuencia en kilociclos por segundo, salvo el caso de que se perifoneen discursos, conferencias, mensajes o cualesquiera otros números que sería impropio interrumpir para dar los indicativos.

Artículo 69.- Las estaciones de radiodifusión están obligadas a trasmitir gratuitamente, cada vez que el Gobierno lo estime conveniente, boletines de informaciones oficiales que no excedan de un mil doscientas palabras en el lapso de veinticuatro horas; y a poner sus micrófonos, también gratuitamente, a la disposición del Gobierno cuando el Presidente de la República o los  Ministros del Despacho se dirigieren a la Nación en asuntos de interés público.

Artículo 70.- Toda estación está obligada a poner a disposición del Gobierno una hora semanal, con el objeto de divulgar temas de interés nacional.

El Ministerio respectivo, de acuerdo con cada estación, determinará la oportunidad y forma en que el Gobierno Nacional hará uso de este derecho.

Artículo 71.- Los programas por trasmitirse deben enviarse con veinticuatro horas de anticipación por lo menos, al Ministerio del ramo o a las Oficinas que oportunamente designe el mismo Despacho. El Ministerio y esas Oficinas tendrán derecho a hacer observaciones y a pedir aclaratoria  sobre los números de los programas, cuando lo consideren necesario a los fines de la radiodifusión.

La trasmisión debe ajustarse estrictamente al programa presentado.

Artículo 72.- Una estación no podrá hacer intercambio con otras estaciones del interior o exterior del país, sino mediante licencia especial del Ministerio respectivo, el cual la concederá siempre que hubiere motivos justificados. El intercambio debe limitarse a las materias para que haya sido autorizado.

Artículo 73.- En las estaciones radiodifusoras sólo podrán actuar como locutores o anunciadores las personas que estén provistas del correspondiente Certificado de Suficiencia expedido por el Ministerio del ramo, previo el cumplimiento de las disposiciones establecidas en este Reglamento, quienes están obligadas a anunciar su nombre antes y después de cada programa en que actúen.

Artículo 74.- Se entiende por locutores o anunciadores a los efectos de este Reglamento, las personas que hacen uso habitual de los micrófonos de una estación, trasmitiendo los anuncios e informaciones e indicando o comentando los números de los programas. Quedan excluidas de esa calificación las personas que intervienen en los números teatrales, musicales, en declamaciones, conferencias científicas, artísticas, deportivas o de cualquier otro carácter, que constituyan propiamente números del programa. También quedan excluidos los técnicos titulares de la estación,  cuando hagan uso del micrófono para efectuar pruebas.

El Despacho respectivo determinará en cada caso concreto  si una persona que hace uso del micrófono debe considerarse o no como locutor o anunciador o si su actuación constituye un número del programa.

Artículo 75.-  Toda radiodifusora enviará al Ministerio respectivo una lista completa de los locutores que en ella actúen y participará los cambios que haya en este personal inmediatamente después de efectuados.

CAPITULO III
De las Condiciones que Deben Reunir las Estaciones

Artículo 76.-  Cada estación de radiodifusión, debe poseer por lo menos los siguientes aparatos:

1.- Un monitor de frecuencia, por cada frecuencia asignada independiente del control de frecuencia del trasmisor.

2.- Un monitor de modulación, por cada frecuencia asignada.

3.- Los instrumentos de medida de tensión y de corriente, especialmente los del último paso de radiofrecuencia y los de las antenas. No se permite el uso de “shunts” para medir diferentes circuitos y el del último paso con un mismo instrumento.

Artículo 77.-  El porcentaje máximo de modulación debe ser el más alto obtenible entre los límites que dicte la buena calidad de trasmisión, y nunca menos de un 85%.

Artículo 78.-  Toda estación debe funcionar en todo tiempo con la potencia autorizada, con excepción de casos de emergencia, cuando por motivos de fuerza mayor sea imposible mantener el trasmisor en dicha potencia; en todo caso, no podrá mantenerse en ese estado por un período mayor de diez días, a menos que habiéndose hecho la participación al Ministerio respectivo, éste conceda permiso especial.

Artículo 79.-  Si la estación está provista de un trasmisor auxiliar, éste debe llenar todas y cada una de las reglas referentes a construcción, diseño y manejo del trasmisor principal.

Puede ser instalado en el mismo edificio o en otro. Un operador con licencia debe atender a dicho trasmisor mientras esté en funcionamiento.

El trasmisor debe estar listo para ser puesto en función en cualquier momento, cuando falle el trasmisor principal, o a requerimiento del Ministerio del ramo.

El trasmisor debe probarse una vez por semana y comprobar un buen funcionamiento y exactitud de la frecuencia. Tales pruebas deben efectuarse entre las horas 1 a.m. y 6 a.m., y registrarse en el libro de guardias.

La potencia del trasmisor auxiliar puede ser la misma, pero nunca mayor que la del trasmisor principal. En caso de que el trasmisor sea puesto en operación fuera de las pruebas semanales, debe avisarse al Ministerio del ramo por escrito.

El trasmisor auxiliar debe tener su licencia aparte de la del principal.

Artículo 80.-  Los trasmisores deberán instalarse fuera de las poblaciones y construirse según los planos presentados al Ministerio respectivo; copia de los cuales debe colocarse en el lugar donde funciona el trasmisor a la disposición del Inspector o Técnico autorizado para la revisión de la  planta. Dicha copia debe ser un traslado fiel de los planos enviados para la obtención del permiso, en el caso de que se hiciere alguna modificación o cambio en los trasmisores se hará la correspondiente corrección en el plano y se participará al Ministerio del ramo.

Artículo 81.-  El trasmisor se instalará en un edificio apropiado para su buen funcionamiento que reúna las condiciones sanitarias e higiénicas necesarias, y en un lugar que no sea fácilmente accesible a personas extrañas y únicamente destinado para este solo fin.

Artículo 82.-  Para el diseño del equipo, las siguientes reglas son indispensables:

1° Debe llenar las condiciones de potencia a las cuales se refiere la solicitud de permiso.

2° Debe llenar las condiciones de estabilidad de frecuencia de que tratan los cuadros de tolerancia del Apéndice 1.

3° Debe ser capaz de modular por lo menos a un 85%.

4° La distorsión total de audiofrecuencia desde la entrada del micrófono hasta la salida en antena no debe exceder de un 5% en armónicas (ver definiciones, Artículo 5°, Armónicas combinadas) con porcentajes de modulación entre cero y 85%, y no más de un 10% cuando el porcentaje sea entre 85% y 95%. La distorsión a que se refiere este inciso debe medirse con frecuencias modulantes de 50, 400, 1.000, 5.000 y 7.500 ciclos.

5° Tomando como referencia de nivel (es decir, cero DB) la salida de antena con modulación de 1.000 ciclos aplicados a los terminales del micrófono, no debe haber una variación mayor de 2 DB para condiciones de frecuencias modulantes de 100 ciclos y 5.500 ciclos de voltaje constante.

6° Tomando como base (es decir, cero DB) el nivel de salida a 100% de modulación, el zumbido de la portadora y otros ruidos extraños (excluyendo los ruidos del micrófono) debe estar por debajo en 55 DB (- 55 DB) para la banda de 150 a 5.000 ciclos y por lo menos por debajo en 40 DB (-  40 DB) fuera de esta banda.

7° Si se toma como base el nivel de ruidos de la portadora y de ruidos provenientes del estudio, la ganancia para 100% de modulación debe ser por lo menos de 55 DB.

8° El trasmisor debe estar equipado con los instrumentos de medición más adecuados y necesarios para el buen funcionamiento del equipo.

9° La regulación del voltaje de placa debe ser tal que para condiciones de modulación de cero y 100% no haya una variación mayor de un 5% del mismo.

10° En cuanto a las variaciones de temperatura permisibles en la Cámara del cristal son:

a)  Cuando se usen cristales de corte X o Y la variación de la temperatura en el calefactor del mismo no debe exceder de más o menos 0.1 grado centígrados.

b)   Cuando se usen cristales de bajo coeficiente de temperatura, no debe exceder de más o menos 1.0 grado centígrado.

Debe instalarse un termómetro que permita la fácil lectura de la temperatura del cristal, el cual debe medir variaciones de 0,5 grados centígrados para cristales de corte X o Y,  y 0.5 grados centígrados para los de bajo coeficiente de temperatura.

Artículo 83.-  Debe adoptarse un medio fácil para la conexión en operación continua de los monitores de frecuencia y de modulación.

La energía de radiofrecuencia para excitar el monitor de frecuencia debe ser obtenida del paso de radiofrecuencia de mayor potencia, pero que no esté modulado.

Artículo 84.- Para la construcción del equipo es indispensable seguir las siguientes reglas:

1° En general, el trasmisor se instalará en bastidores o tableros con puertas provistas de cerraduras cortacorriente, las cuales al abrir las puertas deben interrumpir la fuerza del trasmisor.

2° Todos los ajustes de sintonía que lleven más de 700 voltios se efectuarán desde el frente del tablero y con las puertas cerradas.

3° Deben instalarse resistencias apropiadas de drenaje a través de los bancos de condensadores de alto voltaje, para eliminar la carga residual de dichos condensadores cuando se abran las puertas de los trasmisores.

4° Todos los aparatos de alta tensión, tales como transformadores, filtros, rectificadores y maquinarias rotativas, deben protegerse para evitar contacto con ellos.

Artículo 85.- La caseta de sintonía de la antena debe tener puertas con cerraduras cuyas llaves estarán siempre en poder del operario de guardia. Estará cercada y dotada de  alumbrado especial.

La entrada de la antena y la contra–antena, si es usada deben ser construidas e instaladas de manera que no causen peligro a los empleados.

Los alimentadores (feeders) de las antenas deben instalarse a suficiente altura para que no impidan el paso de los operarios.

Artículo 86.- Todos los medidores deben instalarse de manera que sean fácilmente legibles para los operarios, sin exponerse a tener contacto con la corriente.

Aquellos que lleven más de 1.000 voltios deberán protegerse con una cubierta de vidrio especial, además de la tapa original del instrumento. Sin embargo, si se comprueba que los medidores han sido diseñados y construidos para funcionar con seguridad con tensiones mayores de 1.000 voltios, no será necesaria la cubierta de protección.

Parágrafo Único.-  Cada circuito rectificador debe tener su relevo de tiempo y cada circuito de poder su relevo de sobrecarga.

Artículo 87.-  Cada instrumento de medición utilizado en los diferentes pasos de un trasmisor o amplificador debe ser de marca reconocida y de precisión, y su tamaño y escala tales que permitan su fácil lectura.

Artículo 88.-  El monitor de frecuencia debe ser de absoluta estabilidad y precisión, con indicador de frecuencia y desviación de la misma, y con exactitud de cinco partes por millón bajo funcionamiento ordinario.

La escala del indicador marcará la frecuencia autorizada en el centro y permitirá una lectura de 50 ciclos en ambos lados, indicando la variación hasta el ciclo.

Artículo 89.- Los circuitos que lleven bajos niveles de energía de radiofrecuencia entre las unidades deben hacerse con tubos concéntricos, por medio de líneas balanceadas de dos hilos y blindados de manera de evitar inducciones de la energía de radiofrecuencia modulada proveniente de los circuitos de salida.

Cada paso (incluyendo el oscilador) que preceda al paso modulado debe ser blindado y filtrado para prevenir retroalimentación de cualquier circuito que siga el paso modulado.

La cámara del cristal junto con el conductor o conductores que van al circuito oscilador debe ser totalmente blindada.

Los monitores y las líneas de radiofrecuencia que los conecten con el trasmisor deberán ser completamente blindados.