Cargando


Artículo 90.- Aparte de los tubos de trasmisor que estén en funcionamiento, deberá haber provisión de cierta cantidad de tubos de repuestos, que deberá ser, con relación al número de tubos en uso, la siguiente:

Número de Tubos           Cantidad de
   en uso                         Repuestos

1 a 2                              1
3 a 5                              2
6 a 8                              3
9 o más                          4

Artículo 91.- Deben seguirse las siguientes reglas referente al buen manejo de una radiodifusora:


1° El porcentaje máximo de modulación debe mantenerse tan alto como sea posible, pero sin que llegue a producir armónicas de audiofrecuencia mayores de un 5% con porcentaje de modulación entre cero y 85% y no más de 10% cuando se module entre 85% y 95%.

2° La banda de emisión no debe ser mayor que la necesaria para la trasmisión  satisfactoria del programa.

3° Las emisiones espurias, parásitas, inclusive las armónicas de radiofrecuencia y de audiofrecuencia deben mantenerse tan bajas como sea posible en todo momento, de acuerdo con la buena práctica de la ingeniería de radio.

4° En caso de causar interferencia a otras estaciones, por frecuencias moduladas en exceso de 7.500 ciclos, o por emisiones espúreas, incluyendo armónicas de radio y audiofrecuencia fuera de la banda comprendida entre más o menos 7.500 ciclos de la frecuencia portadora autorizada, el permisionario hará instalar aparatos adicionales o hará los ajustes necesarios para limitar las interferencias hasta que éstas desaparezcan.

5° La potencia del trasmisor debe mantenerse entre los límites de un 5% o más o un 10% menos de la potencia autorizada

6° Las emisoras que utilicen antenas direccionales mantendrán las variaciones de la corriente, en los elementos de la antena, dentro de un límite de un 2% de los términos especificados en la licencia.

Artículo 92.- Los estudios de las estaciones deben ser bien ventilados, diseñados especialmente para el servicio que prestan; los equipos de sonido, micrófonos, amplificadores y controles de estudio deben ser de la mejor calidad y mínimum de distorsión posible de acuerdo con las prescripciones dadas en este Reglamento.

CAPITULO IV
De las Tarifas

Artículo 93.- Las estaciones radiodifusoras comerciales no iniciarán la prestación pública de sus servicios hasta tanto el Ministerio respectivo imparta su aprobación a las tarifas que han de regir para el cobro de sus servicios a particulares, al comercio y al público en general.

Parágrafo Único.-  El Ministerio respectivo queda facultado para modificar las tarifas, cuantas veces lo crea conveniente a los intereses generales, siempre que tales modificaciones no fijen para una estación tarifas más bajas que las que tengan autorizadas las demás estaciones de igual categoría en la misma localidad; o siempre que dichas modificaciones se apliquen por igual a todas las estaciones de la misma categoría en la localidad.

Las empresas radiodifusoras no podrán pedir la modificación de las tarifas sino después de un año de estar en vigencia; y  en tal caso el Ministerio del ramo procederá de acuerdo con las limitaciones establecidas en el parágrafo anterior.

Sin embargo, las tarifas podrán rebajarse aun antes del año de su vigencia, cuando todas las estaciones de igual categoría en una misma localidad así lo soliciten.

Artículo 94.- Para la aprobación de las tarifas de las estaciones de una misma categoría y en una misma localidad, deberá evitarse la menor diferencia entre ellas, teniendo en cuenta su potencia, la selección de los programas y el capital invertido en la empresa, a objeto de que no se contraríen los verdaderos fines de la radiodifusión.

Artículo 95.- Las empresas radiodifusoras deberán fijar en un lugar visible de sus oficinas las tarifas aprobadas por el Ministerio respectivo.

CAPITULO V
De los Registros que deben llevarse y de otras Disposiciones

Artículo 96.-  Cada estación de radiodifusión deberá tener los siguientes registros, que se llevarán de acuerdo con los modelos que elaborará el Ministerio del ramo:

1° .- Registro de los estudios; y

2°.-  Registro de la planta.

Artículo 97.-  En el registro de los estudios deben anotarse:

a) La hora en que se anuncia la llamada y posición de la estación.

b) Una descripción corta del programa radiodifundido, tal como pieza teatral, discursos, poesía, etc., junto con el nombre o título de la pieza, quién lo presentó y por quien fue patrocinado o fomentado.

c) Una indicación de cuándo y por quién fue observada la hora legal, y cuándo fue  participada dicha hora a la planta.

Artículo 98.- En el registro de la planta deben llevarse diariamente las siguientes anotaciones:

a) Hora en la cual fue aplicada la fuerza al trasmisor.

b) Hora en la cual el trasmisor empieza a radiar.

c) Cada treinta minutos, el voltaje y la corriente en el último paso del amplificador y la corriente en los amperímetros térmicos.

d) Cualquier interrupción, su causa y duración.

e) Pruebas que se efectúan en las líneas que comuniquen los estudios con la planta.

f)  Lectura del monitor de frecuencia.

g) Lectura del monitor de modulación, cada treinta minutos.

h) Verificación de la hora legal.

I) Hora en que se termina la trasmisión.

Artículo 99.-  Deberá elaborarse un gráfico mensual de la potencia calculada según las anotaciones hechas de acuerdo con la letra c) del artículo anterior.  Para hacer este gráfico se calculará la potencia por el método indirecto de las lecturas efectuadas, y se hará un promedio de potencia para ese día. Luego, uniendo los puntos que indican las potencias medias diarias del mes, se obtendrá la curva requerida.

Copias de estos gráficos deben ser enviadas mensualmente al Ministerio respectivo.

Artículo 100.-  Todos los registros a que se refieren los artículos anteriores deben guardarse por un período no menor de tres años antes de que puedan ser destruidos; y estarán en todo tiempo a disposición del Ministerio del ramo para su inspección.

Artículo 101.-  Cuando haya necesidad de corregir alguna anotación hecha en los registros se la tachará de manera que siempre quede legible, haciendo debajo la nueva anotación.

Artículo 102.- Los encargados de la Dirección Técnica de las radiodifusoras deben ser  venezolanos, con título expedido por el Ministerio respectivo.

Un técnico titular puede supervigilar uno o más trasmisores, si éstos están instalados en un mismo edificio, y siempre que él o el operario de guardia estén listos para hacer las correcciones necesarias que puedan presentarse durante una transmisión o cortar las trasmisiones si así fuere requerido.

Ningún técnico titular podrá prestar servicios a más de un permisionario.

Artículo 103.- Los títulos de los técnicos de la estación y los de los operarios de guardia deben colocarse en lugar fácilmente visible dentro del edificio de la misma.

Artículo 104.- Las estaciones que funcionen fuera de la Capital de la República deberán nombrar representante legal ante el Ministerio a cuyo cargo esté el ramo de radiodifusión.

TÍTULO IV
De la Radiotelevisión

Artículo 105.-  Para la construcción y funcionamiento de estaciones de radiotelevisión sólo se expedirán permisos de experimentación científica.

Artículo 106.- Los permisos a que se refiere el artículo anterior quedarán sujetos a las estipulaciones que para cada caso establezca el Ejecutivo Federal por órgano del Ministerio respectivo.

Artículo 107.- No se otorgarán permisos para el servicio comercial o permanente hasta tanto se dicten por el Ejecutivo Federal las normas que han de reglamentar esta clase de servicio en todas sus manifestaciones técnicas.

TÍTULO V
De las Estaciones Privadas de Radiocomunicación

Artículo 108.-  No se permitirá la comunicación de estaciones de esta índole entre dos a más lugares donde existieren oficinas telegráficas, radiotelegráficas, radiotelefónicas o cualquier otro medio de radiotelecomunicación dependiente del Estado, abierto a la correspondencia pública.

Artículo 109.-  El permiso para una estación privada de comunicación autoriza únicamente para efectuar comunicaciones relativas a la índole del negocio o explotación de la persona  empresa, o para los fines expresados claramente en el permiso. En tal concepto, no podrá trasmitirse ningún número destinado a ser recibido por el público, ni conferencias, prédicas, noticias, música, ni nada que revista carácter de radiodifusión.

Artículo 110.-  Ninguna estación privada puede establecer comunicación sino con aquellas de su misma índole, para la cual ha sido autorizada.

Artículo 111.-  Las condiciones de las emisiones deberán ajustarse en todo, a las pautas establecidas para toda instalación radioeléctrica. En tal virtud, los concesionarios y técnicos en Radiocomunicaciones que estén al frente de las mismas, deberán tomar todas las providencias necesarias para que el funcionamiento de sus instalaciones sean tan perfectas como lo permita el estado de la técnica radioeléctrica.

Artículo 112.-  Un técnico titular venezolano, deberá estar al cuidado de cada estación, pudiendo tener a su cargo tantas estaciones como pueda mantener en condiciones óptimas de funcionamiento.

Artículo 113.-  Ninguna modificación puede introducirse en los circuitos de los equipos trasmisores sin autorización expresa del Ministerio respectivo.

Artículo 114.-  En toda estación privada de comunicación debe llevarse cuidadosamente un Libro de registro donde se anotarán los indicativos de las estaciones con las cuales tuvo comunicación, la hora de las mismas y el nombre de las personas que hicieron uso del micrófono.

Este Libro estará en todo momento a la orden de los inspectores que designe el Ministerio del ramo.

TÍTULO VI
Estaciones Receptoras de Noticias

Artículo 115.-  Las estaciones receptoras de noticias deben ser operadas por radiotelegrafistas titulares venezolanos.

Artículo 116.- Los permisionarios no podrán revelar el contenido de comunicaciones ajenas que capten.

Artículo 117.-  Las estaciones receptoras de noticias enviarán copia de todos los mensajes recibidos al Ministerio respectivo o a quien éste designe, inmediata y previamente antes de ser distribuidos o entregados para su publicación.

Artículo 118.-  Las estaciones de esta índole quedan sometidas a la fiscalización del Ministerio del ramo, en la forma que éste lo determine.

TÍTULO VII
De las Estaciones Móviles
(de barcos, de aeronaves y portátiles)

Artículo 119.-  De acuerdo con el artículo 18 de la Ley de Telecomunicaciones, todas las naves en aguas jurisdiccionales venezolanas, con capacidad para trasportar cincuenta o más personas (pasajeros y tripulantes) deben estar provistas de una estación radioeléctrica en perfecto estado de funcionamiento. Esa estación debe ser capaz de mantener comunicación en la frecuencia de 500 Kc/s. onda de llamada, y en dos frecuencias de trabajo, a una distancia no menor de 500 kilómetros los de navegación marítima y de 200 kilómetros, los de navegación fluvial, en condiciones atmosféricas normales.

Artículo 120.-  Toda aeronave que haga servicio de pasajeros debe estar equipada con aparatos radioeléctricos capaces de mantener comunicación con las estaciones terrestres.

Artículo 121.-  En toda estación de aeronave los aparatos deben estar siempre en las mejores condiciones de funcionamiento, y se tomarán todas las providencias para que se cumplan los requisitos establecidos para seguridad de la vida.

Artículo 122.-  Los aparatos de emisión utilizados en las estaciones de a bordo, que trabajen con ondas tipo A2 o B  en las bandas autorizadas entre 365 y 515 Kc/s. (822m y 583m), deben estar dotados de  dispositivos que permitan reducir su potencia fácilmente.

Artículo 123.-  La disposición del artículo anterior no se aplicará necesariamente a los emisores de onda tipo B cuya potencia en plena carga, medida en los bornes del alternador, no exceda de 300 vatios.

Artículo 124.-  Todas las estaciones de barcos que emitan en frecuencias de las bandas de 100 a 160 Kc/s. (3.000 a 87 m) y en frecuencias superiores a 4.000 Kc/s. (longitudes de onda inferiores de 75 m) deben estar provistas de un ondámetro que tenga una precisión de no menos 5/1.000, cuando el propio emisor no sea susceptible de ser ajustado con dicha precisión o una mayor.

Artículo 125.-  Toda estación de barco debe poder emitir y recibir:

a) En la onda de 500 Kc/s (600 m) del tipo A2 y B.
b) Además, en otras dos bandas por lo menos, del tipo A2 o B en la banda autorizada entre 365 y 485 Kc/s. (822 y 619 m).

Artículo 126.- Toda estación de a bordo debe estar en condiciones de recibir la onda de 500 Kc/s. (600 m) y además, todas las ondas necesarias para el cumplimiento del servicio que efectúen.

Artículo 127.-  Cada estación de a bordo debe estar capacitada para recibir las ondas del tipo A1, A2, A3 y B.

Artículo 128.-  Con el fin de aumentar la seguridad de la vida humana en el mar (barcos) y por encima del mar (aeronaves), todas las estaciones del servicio móvil marítimo que escuchan normalmente en las ondas de las bandas autorizadas entre 365 y 515 Kc/s (822 y 583 m), deben tomar las medidas necesarias, durante las horas de su servicio, para asegurar la recepción de la onda de socorro (500 Kc/s. 600 m), durante tres minutos, dos veces por hora, comenzado a xh15 y xh45, tiempo medio de Greenwich.

Artículo 129.-  El titular de un permiso está obligado a guardar el secreto de las telecomunicaciones. Queda, pues, prohibido:

a) La intercepción, sin autorización de radiocomunicaciones que no estén destinadas al uso del público; y
b) La divulgación del contenido o simplemente de la  existencia de la comunicación, o uso cualquiera sin autorización de las radiocomunicaciones mencionadas bajo el inciso anterior.

Artículo 130.-  El Capitán de la nave o una persona responsable, así como todas las personas que puedan tener conocimiento del texto o simplemente de la existencia de radiogramas o de cualquier información obtenida por medio del servicio radioeléctrico, están sometidas a la obligación de guardar y asegurar el secreto de la correspondencia.

Artículo 131.-  Todo operador de estaciones de a bordo debe ser titular venezolano.

Artículo 132.-  De acuerdo con los términos de la Convención sobre Seguridad de la Vida en Alta Mar, deberán observarse las siguientes disposiciones:

1.-  Equipo.

a) Las instalaciones radioeléctricas a bordo de un barco tendrán un trasmisor principal y uno de emergencia.

b) La instalación entre los dos trasmisores será hecha de manera que permita fácilmente el cambio de uno a otro.

2.-   Trasmisor.

a) El trasmisor principal y el auxiliar deben ser capaces de enviar señales de socorro en la frecuencia de 500 Kc/s. (600 m), en la frecuencia de la radiogoniometría 375 Kc/s. y en otra frecuencia entre 350 y 485 Kc/s.; y capaz de cambiar del trasmisor principal al auxiliar en tiempo breve. La emisión será del tipo A2 o B y su frecuencia audible no menor de 100 ciclos.

b) El trasmisor principal será suficiente para un alcance de no menor de 500 kilómetros. El trasmisor auxiliar o de emergencia debe tener un alcance de por lo menos 200 kilómetros.

c) Las potencias para los trasmisores principales deberán ser, cuando menos:

Frecuencia                      Tipo de  Emisión                      Potencia

500  Kc/s                                    B                           30 vatios de entrada al transformador

500 Kc/s                                    A-2                          200 vatios de entrada en antenas o
                                                                               400 vatios en circuito de placa del
                                                                               último  paso.

Para los trasmisores de emergencia o auxiliares serán:

Frecuencia                     Tipo de Emisión                        Potencia

500  Kc/s                                    B                             500 vatios de entrada al transformador

500 Kc/s                                    A-2                           50 vatios de entrada en antena o
                                                                                100 vatios en el último paso de placa.
                                                                           
c) Para la frecuencia de 375 Kc/s. y otra frecuencia más de trabajo, la potencia no debe ser menor que la mitad de la usada en la frecuencia de 500 Kc/s.

e) Un indicador de los ajustes de frecuencia debe estar visiblemente colocado cerca del trasmisor y del auxiliar, para las frecuencias de 500 y 375 Kc/s.

3.-   Receptores.

a) Toda instalación de a bordo tendrá dos receptores, uno principal y otro para el trasmisor auxiliar o de emergencia.  Pero si el trasmisor principal y el auxiliar funcionan desde una mesa de operación, sólo un receptor es necesario.

b) Cada receptor debe ser capaz de recibir las señales de los tipos A-1, A-2 y B, en la banda de 350 a 515 Kc/s. y en adición al receptor principal debe ser capaz de recibir en la banda de 100 a 200 Kc/s., los mismos tipos de trasmisión.

c) El receptor de emergencia debe ser capaz de recibir señales por medio de un rectificador de cristal, o un receptor puede ser instalado usando en adición un rectificador de cristal.

d) Ninguna restricción se establece para utilizar receptores como frecuencias adicionales.

4.-   Fuerza.

a) La planta eléctrica de a bordo debe ser capaz de suministrar en todo tiempo la fuerza eléctrica necesaria para el manejo a plena carga del trasmisor principal, y además debe suplir la fuerza necesaria para la carga de los acumuladores de las baterías y los otros aparatos que formen el equipo radioeléctrico de a bordo.

El equipo auxiliar debe tener una fuente de fuerza independiente de la planta general de a bordo, y separado de cualquier circuito eléctrico. Esa fuente de fuerza debe ser capaz de suministrar fuerza eléctrica al instante de ser necesaria para el manejo del trasmisor de emergencia o auxiliar, con capacidad de funcionamiento de seis horas continuas.

b) El dueño del barco, la Compañía o Agencia, a solicitud del funcionario inspector que designe el Ministerio respectivo, debe comprobar plenamente la capacidad de los aparatos radioeléctricos, en su potencia y alcance.

c) En caso de que se usen acumuladores, para la fuerza eléctrica de los trasmisores auxiliares, su estado debe comprobarse como también su carga y descarga; esto puede consistir en una prueba de descarga de seis horas con el manipulador cerrado y las luces de emergencia de la cabina de radio encendidas.

d) Al concluir la prueba indicada en la letra anterior, ningún aparato usado debe haberse calentado demasiado, ni la gravedad específica de los acumuladores y voltaje de la batería debe estar debajo de la normal con 90% de descarga en la batería.

e) Ningún circuito eléctrico, que no sea el de la instalación radioeléctrica y luces de emergencia de la cabina de radio, puede ser conectado directa o indirectamente al circuito de emergencia. Asimismo, si fueren usados acumuladores, éstos deben instalarse lo más cerca a la cabina de radio.

f)  Es facultativo del dueño del barco determinar el lugar y la forma de instalación de la fuente eléctrica utilizada para el manejo del trasmisor de emergencia o auxiliar, pero queda bajo la jurisdicción del Servicio Radiotelegráfico la capacidad de los acumuladores y su estado.

Artículo 133.-  El servicio de una estación radioeléctrica móvil estará bajo la autoridad superior del Capitán o de persona responsable de la nave, aeronave o vehículo que lleve la estación móvil, quien exigirá de los operarios el cumplimiento de las disposiciones respectivas del presente Reglamento.

Artículo 134.-  El término “Guardia” o “Guardia de Radio” es el servicio prestado por un operario radiotelegrafista o radiotelefonista titular a bordo de una nave, escuchando continuamente las señales trasmitidas por otras estaciones en la frecuencia de 500 Kc/s. (600 m), a excepción de que el operario esté ocupado en trasmitir el tráfico emanado de a bordo, por órdenes del Capitán o mensaje de los pasajeros, desde la nave, a una estación terrestre o de tránsito.

Sin embargo, el operario estará obligado a interrumpir el tráfico (salvo en caso de mensajes de socorro o de seguridad) para escuchar dos veces por hora durante el período de silencio internacional de tres minutos, que comienza a la x hora y 15 minutos y x hora y 45 minutos de Greenwich.

TÍTULO VIII
De las Estaciones Experimentales

Artículo 135.-  La instalación de esta clase de estaciones podrá permitirse a los solicitantes que justifiquen plenamente poseer los conocimientos necesarios para emprender las investigaciones científicas que se proponen.

Artículo 136.-  El Ministerio del ramo fijará, en cada caso, las condiciones y requisitos a que quedarán sometidos los permisos que se concedan.

Artículo 137.- Los titulares de los permisos para estaciones experimentales, enviarán mensualmente al Ministerio respectivo, una relación de sus actividades y el resultado de sus experiencias.

TÍTULO IX
De las Estaciones de Aficionados

Artículo 138.-  Las potencias máximas permitidas para abastecer una estación de aficionados (paso final de radiofrecuencia) será de 1 Kw.

Artículo 139.-  En las estaciones de aficionados los titulares de permisos se obligan a tomar las medidas necesarias para que las emisiones sean puras, libres de armónicas hasta donde lo permita el estado de la técnica y sin ninguna clase de radiaciones extrañas; para que la manipulación no produzca ruidos o interferencias; para que la modulación no pase jamás del 100 por 100 (sobre modulación); para que la portadora modulada no alcance en momento alguno a pasar de 5 kilociclos a cada lado de la frecuencia fundamental; para que la frecuencia sea estable, y en general, para que el estado y funcionamiento del trasmisor sean lo más perfectos posible.

Artículo 140.-  En las antenas deben usarse líneas de trasmisión exentas de ondas estacionarias; y filtros adecuados.

Artículo 141.-  Las comunicaciones entre estaciones de aficionados deben hacerse en lenguaje claro y correcto, y los mensajes se limitarán a aquellos que traten de experiencias y observaciones de carácter técnico, o aquellos que por su escasa importancia no requieran el uso del servicio público.

Artículo 142.-  Se prohíbe el uso de mayor potencia o de distinta frecuencia que las autorizadas.

Artículo 143.- Nada que revista carácter de radiodifusión está permitido trasmitir en las estaciones de aficionados. En tal virtud, se prohíbe le trasmisión de música, discursos, conferencias, prédicas, etc. Están permitidas informaciones de carácter meteorológico, pero ninguna otra clase de noticias.

Artículo 144.-  Los titulares de un permiso no deben permitir que personas que no posean el Certificado de Operador de estación de aficionado hagan uso del manipulador o del micrófono, o manejen en cualquier forma la estación. El titular del permiso es responsable de cuanto se trasmita por sus instalaciones.

Artículo 145.- En toda estación de aficionados es obligatorio llevar un registro de comunicaciones, donde el operador anotará los siguientes datos: Indicativo de la estación comunicada; localidad donde está situada la misma; hora de la comunicación y duración aproximada de ésta; frecuencia usada y potencia de abastecimiento.

Artículo 146.-  Los indicativos de la estación deben darse con toda claridad, antes y después de cada trasmisión.

Artículo 147.-  Si una estación de aficionado causare interferencia en la recepción de programas de radiodifusión, en aparatos de diseño moderno, o en otros servicios que no sean los mismos de aficionados, cesará en sus trasmisiones al serle notificada tal circunstancia. No podrá emitir nuevamente hasta tanto compruebe que desapareció la interferencia causada.

TÍTULO X
De los Títulos y Certificados

Artículo 148.-  El Ejecutivo Federal, por órgano del Ministerio respectivo, concederá a los aspirantes que hubieren cumplido las prescripciones pertinentes de este Reglamento, los siguientes Títulos y Certificados:

a) Título de Técnico de Radiocomunicaciones.

b) Certificado de Radiotelegrafista de Primera Clase.

c) Certificado de Radiotelegrafista de Segunda Clase.

d) Certificado de Operador de Estaciones de Radiocomunicaciones.

e) Certificado de Operador de Estaciones de Aficionados.

f) Certificado de Radiotelefonista.

g) Certificado de Locutor.

h) Certificado Restringido de Radiotelegrafista.

Artículo 149.-  El título de Técnico de Radiocomunicaciones será expedido a aquellos aspirantes que habiendo presentado los exámenes correspondientes, resultaren aprobados.

Los exámenes de opción a este Título serán efectuados ante un Jurado formado por tres titulares, nombrados por el Ministerio respectivo.

Artículo 150.-  Los exámenes a que se refiere el artículo anterior constarán de dos pruebas, a saber:

Prueba escrita: Se hará por medio de una prueba (test) que versará sobre los distintos puntos del programa que se hubiere elaborado.

Prueba práctica: Consistirá en un trabajo efectuado por el examinando, sobre un trasmisor, y en la realización de alguna de las mediciones más importantes. Ambas pruebas podrán durar hasta dos horas.

Artículo 151.-  El Certificado de Radiotelegrafista de Primera Clase será concedido a quienes teniendo el Certificado de Radiotelegrafista de Segunda Clase, hayan comprobado una experiencia de por lo menos cinco años en el ejercicio de su profesión en estaciones de primera categoría.

Artículo 152.-  El Certificado de Radiotelegrafista de Segunda Clase será concedido a quienes hayan seguido el curso regular en la Escuela de Telecomunicaciones y resultaren aprobados en los exámenes practicados en ella; y a los que no habiendo seguido ese curso, demostraren en los exámenes rendidos ante el Jurado nombrado al efecto, poseer los conocimientos que indican los programas respectivos.

Artículo 153.-  Para la opción al Certificado de Operador de Estaciones de Radiocomunicación será menester probar, por medio de examen, estar capacitado para el cuido y manejo de aparatos de radiocomunicaciones.

Dicho examen será hecho ante el Jurado examinador integrado por tres miembros nombrados por el Ministerio del ramo.

Artículo 154.-  El examen a que se refiere el artículo anterior, constará de dos pruebas, a saber:

Prueba escrita: Resolución de una prueba (test) elaborada al efecto, que versará sobre el conocimiento elemental de aparatos, funcionamiento de ellos y peligros que puedan tener para la vida o para su conservación; conocimiento de la Ley de Telecomunicaciones y del presente Reglamento.

Prueba práctica: Consistirá en la sintonización de un trasmisor, lectura de escalas e interpretaciones de dichas lecturas.

Artículo 155.-  El Certificado de Radiotelefonista será expedido a los aspirantes que hayan demostrado por medio de examen que poseen los conocimientos y aptitudes profesionales enumeradas a continuación:

a) Conocimiento práctico de la Radiotelefonía, sobre todo para poder evitar perturbaciones.

b) Aptitud en la correcta trasmisión y recepción telefónicas.

c) Conocimiento de los Reglamentos que se apliquen al cambio de comunicaciones radiotelegráficas y la parte de los Reglamentos de Radiocomunicaciones concernientes a la seguridad de la vida humana, así como la legislación nacional al respecto.

El examen será practicado por un Jurado formado por tres examinadores nombrados por el Ministerio respectivo.

Artículo 156.-  El examen a que se refiere el artículo anterior, constará de una prueba escrita sobre un tema referente a las materias del inciso c) del artículo anterior; y de una prueba práctica sobre las materias a que se contraen los incisos a) y b) del mismo artículo.

Artículo 157.- El Certificado de Operador de Estaciones de Aficionados se concederá a los aspirantes venezolanos que hubieren sido aprobados en los exámenes respectivos. Este Certificado se concede en dos clases:

Certificado Clase A (restringido) y Certificado Clase B (general).

Artículo 158.-  Los exámenes de opción a los Certificados de Operadores de Estaciones de Aficionados se verificarán ante Jurados nombrados por el Ministerio del ramo, integrados por tres miembros, y constarán de las pruebas siguientes:

Prueba escrita: Resolución de una prueba (test) elaborada para tal fin donde el aspirante comprobará que conoce los principios elementales de la técnica necesaria para el manejo de un aparato trasmisor y las regulaciones relativas al tráfico y operación de estaciones de aficionados.

Prueba práctica: (Únicamente para aspirantes al Certificado Clase B). Consistirá en la recepción, durante tres minutos, de señales radiotelegráficas en lenguaje corriente, a una velocidad no menor de diez (10) palabras por minuto.

Artículo 159.- Se concederá el Certificado de Operador de Estaciones de Aficionados Clase A, sin necesidad de rendir examen a:

1.-  Radiotelegrafistas titulares de Primera o Segunda Clase.

2.-  Técnicos en Radiocomunicaciones; y

3.-  Radiotelegrafistas titulares.

El Certificado de Operador Clase B se concederá en las mismas condiciones a los Radiotelegrafistas titulares, de Primera o Segunda Clase. A los Radiotelefonistas titulares y Técnicos en Radiocomunicaciones podrá concedérseles dicho Certificado siempre que rindan la prueba práctica.

Parágrafo Único.-  El Certificado Restringido de Radiotelegrafista se concederá a los aspirantes venezolanos que demuestren mediante examen, capacidad para recibir señales radiotelegráficas a una velocidad no menor de veinticinco (25) palabras por minuto en lenguaje corriente. Las personas que posean este Certificado sólo podrán actuar en estaciones receptoras de noticias. El examen constará de una prueba práctica.

Artículo 160.-  El Certificado de Locutor de Estaciones de Radiodifusión se concederá a los aspirantes venezolanos que hubieren sido aprobados en los exámenes rendidos ante el Jurado de tres miembros que designará el Ministerio del ramo.

Los exámenes consistirán en una prueba escrita y una práctica, en las cuales debe demostrar el aspirante sus conocimientos respecto al uso del micrófono en general, y sus dotes intelectuales y culturales. La prueba escrita, versará sobre un tema sencillo de composición castellana, y sobre legislación de radiodifusión venezolana. En la prueba práctica se hará leer por un micrófono un ejercicio a primera vista, elegido por el Jurado, e improvisar ante el micrófono un comentario sobre el tema que indique el mismo Jurado.

El resultado de las pruebas a las cuales hubiere sido sometido el aspirante durante el examen, así como su dicción, tonalidad de su voz con respecto a perifoneaciones, y su cultura general, serán estimadas por el Jurado para hacer su calificación.

Artículo 161.-  El aspirante a cualquiera de los Títulos o Certificados señalados en el artículo 148 del presente Reglamento, deberá dirigir una solicitud por escrito en forma legal, al Ministerio del ramo, en la cual se indicarán su nombre completo, edad, nacionalidad, domicilio, y el Certificado o Título a que aspira, previo sometimiento al examen respectivo.

Una vez recibida esa solicitud, el Ministerio procederá a nombrar el Jurado examinador, si ese fuere el caso. En el caso de los Certificados a que se refieren los artículos 151 y 159, bastará probar ante el Despacho, los extremos exigidos por esos artículos.

Artículo 162.-  Terminado uno de los exámenes a que se refiere el presente Título, el Jurado levantará un acta que firmarán todos sus miembros, en la cual se hará constar el hecho de haberse verificado dicho examen, con indicación de los días; las pruebas a que fue sometido el aspirante y sus resultados; y la calificación correspondiente, así como cualquiera otras observaciones que el Jurado juzgue pertinente dejar constancia.

Copia autorizada de dicha acta será remitida al Ministerio del ramo.

Artículo 163.-  Con vista del acta a que se refiere el artículo anterior, el Ministerio respectivo concederá el Título o Certificado correspondiente, cuando el resultado del examen fuere favorable.

Artículo 164.-  En el Ministerio del ramo se llevará un Registro especial en el cual se anotarán, por el orden en que hubieren sido otorgados, todos los Certificados y Títulos concedidos.

Artículo 165.-  La persona que después del examen correspondiente se le hubiere negado el Certificado o Titulo a que aspiraba, por no tener los conocimientos exigidos para obtenerlo, no podrá repetir la prueba hasta después de transcurridos noventa días, contando desde la fecha en que terminó el mencionado examen.

Negado por tres veces el Certificado o Título, no podrá  aspirar más a él.

Artículo 166.-  El Ministerio del ramo podrá elaborar programas especiales conforme a los cuales deban verificarse las pruebas a que se refiere el presente Título.

Artículo 167.-  Las personas a quienes se concedan los Certificados y Títulos de que trata el artículo 148 estarán obligadas a cumplir las disposiciones de la Ley de Telecomunicaciones, de este Reglamento y de los Tratados Internacionales sobre Telecomunicaciones suscritos por Venezuela.

Los Certificados y Títulos se concederán en el bien entendido de que si incurrieren en falta grave al cumplimiento de alguna de esas disposiciones, se les suspenderá temporal o indefinidamente el derecho que da el Título o Certificado correspondiente.

Artículo 168.-  Los Títulos y Certificados deberán colocarse en lugar visible en el sitio donde presten sus servicios quienes los posean.

Artículo 169.-  Los gastos que ocasionen los exámenes a que se refiere este Título, serán por cuenta de los interesados. A tal efecto, se fijan las siguientes sumas como derechos del Jurado examinador por cada aspirante:

Para Técnico de Radiocomunicaciones ............…………………………............    Bs. 60,00

Para Radiotelegrafista de Segunda Clase  (que no haya cursado en la
Escuela de Telecomunicaciones) .............……………………………………........   Bs. 30,00                

Para Operador de Estaciones de Radiocomunicaciones ……….....……........  Bs. 15,00

Para Locutor de Radiodifusoras ..........……………………………………............   Bs. 45,00

Para Radiotelefonista  ..................………………………………………........….... Bs. 30,00

Esos derechos serán abonados por el aspirante al Presidente del Jurado, antes de comenzar las pruebas y se dividirán en partes iguales entre los miembros del Jurado.

TÍTULO XI
De la Importación y Fabricación de Aparatos Radioeléctricos

Artículo 170.-  Para importar aparatos radiotrasmisores o sus accesorios es necesario estar inscrito como importador de tales aparatos o, en su defecto, solicitar en cada caso permiso especial para ello.

Artículo 171.-  Para ser inscrito como importador, el interesado hará una petición en forma legal, donde exprese:

a) Nombre, edad, nacionalidad y domicilio.

b) Capital de que dispone la empresa o firma importadora.

Debe adjuntarse también una fianza a satisfacción del Ministerio del ramo por la suma de diez mil bolívares (Bs. 10.000,00), y una declaración jurada de que se compromete a enviar mensualmente al Ministerio una relación detallada de los aparatos o accesorios vendidos, cedidos o arrendados en cualquier forma, con la indicación precisa del nombre y domicilio de la persona o personas que recibieron esos aparatos o accesorios, quienes deben poseer licencia para usarlos, y el número serial de ellos.

Parágrafo Único.-  El permiso especial sólo será concedido a aquellas personas que tuvieren licencia para poseer estaciones radioeléctricas, y los aparatos importados de esta manera no podrán ser cedidos, vendidos, arrendados o puestos fuera de servicio sin autorización especial del Ministerio.

Artículo 172.-  Cualquier persona puede importar aparatos receptores de radio, pero está en la obligación de notificar el Ministerio del ramo las características de los aparatos que va a importar, así como el nombre de la casa exportadora y puerto por donde se va a introducir dicho aparato; avisando al mismo tiempo a la Aduana respectiva sobre la importación que se va a hacer.

Artículo 173.-  En cada caso de importación de aparatos radiotransmisores o sus accesorios el interesado deberá dirigir una representación en forma legal al Despacho del ramo, en la que exprese:

a) Clase de aparato que desea importar.

b) Casa a la cual se hace el pedido.

c) Nómina detallada de los accesorios y características principales.

d) Puerto por donde se va a introducir.

e) Forma de importación; y

f)  Número del título o permiso que acredite al importador el derecho de poseer un trasmisor de radio, cuando no se trate de importadores inscritos.

A la solicitud deberá acompañarse copia por cuadriplicado del pedido.

Artículo 174.-  Considerada la solicitud de que trata el artículo anterior por el Ministerio del ramo, si fuere resuelta favorablemente, lo avisará al interesado y al Ministerio de Hacienda, a los fines consiguientes, acompañando dos ejemplares del Proyecto del pedido. Si fuere negada u objetada, se notificará al interesado.

Artículo 175.-  Las personas que viajen por el territorio nacional con aparatos trasmisores de radio, deben obtener la correspondiente certificación en la cual conste que han cumplido con las prescripciones legales.

Artículo 176.-  No se permitirá la fabricación o el montaje de aparatos radiotransmisores, con fines lucrativos, sino a aquellas personas que posean el Título de Técnicos en Radiocomunicaciones; y para ejercer su industria deberán comunicar al Ministerio respectivo la dirección del taller o fábrica donde se construyen los aparatos, elementos de que disponen y capacidad de producción. Asimismo estarán en la obligación de enviar al Ministerio los planos perfectamente detallados de cada uno de los aparatos que van a construir, a fin de obtener su aprobación, sin la cual no se permitirá la construcción del aparato en proyecto, y cuyo plano, debidamente aprobado, conservarán como constancia de que el aparato está apto para trabajar.

Artículo 177.-  Los fabricantes de aparatos radiotrasmisores, con fines lucrativos, están en la obligación de enviar mensualmente al Ministerio del ramo una relación detallada de sus actividades industriales, indicando el número de aparatos construidos, potencia de los mismos, y nombre de la persona o personas quienes fueron vendidos, cedidos o arrendados, y las cuales deberán poseer el permiso necesario para tenerlos.

Artículo 178.-  Toda persona que posea licencia para instalar una estación de aficionados puede construir su aparato radiotrasmisor y hacer su instalación; pero en ningún caso, salvo especial autorización del Ministerio del ramo, podrá vender, ceder o arrendar sus aparatos, ni fabricar trasmisores con fines comerciales.

Artículo 179.-  Las personas que se dediquen a la importación o fabricación de aparatos radiotransmisores, están en el deber de permitir a los empleados técnicos del Servicio del ramo, la revisión de sus depósitos, fábricas, talleres, libros de registro y cuentas, permiso escrito que los acredite como importadores o fabricantes, etc., cuando el Ministerio respectivo lo considere necesario.

TÍTULO XII
 Disposiciones Finales

Artículo 180.-  Los propietarios o quienes usen o vendan aparatos que produzcan interferencias en la recepción, deberán adoptar las medidas necesarias para evitarlas o para atenuarlas en lo posible, según lo permita la técnica. Al efecto, los motores de explosión, generadores, ventiladores y máquinas, deben estar provistos de filtros convenientes. Se adoptarán las mismas providencias en los conductores eléctricos, aparatos de diatermia y cualquiera otra fuente generadora de ruidos e interferencias eléctricas.

Artículo 181.-  Todos los  propietarios de estaciones de radiocomunicación, cuyas antenas o mástiles tengan más de veinte metros de altura, están en la obligación de pintarlos e iluminarlos para evitar peligros a la aviación.

Artículo 182.- El titular de un permiso para funcionar una estación radioeléctrica está en la obligación de suministrar al Ministerio del ramo la posición geográfica exacta donde tiene instalado  su trasmisor, adjuntando un plano del terreno.

Artículo 183.- El Ministerio del ramo verificará la inspección periódica de las estaciones radioeléctricas en todo el territorio de la República, por órgano de los funcionarios que designe.

Artículo 184.- Todo lo no previsto por la Ley de Telecomunicaciones ni por este Reglamento, será resuelto, en cada caso, por el Ministerio del ramo, de acuerdo con los principios generales de la materia.

TÍTULO XlII
De las Sanciones y su Imposición

Artículo 185.-  De conformidad con el artículo 20 de la Ley de Telecomunicaciones, la construcción, instalación o posesión de estaciones radioeléctricas sin autorización expresa del Ejecutivo Federal, o el uso clandestino de esas estaciones, será penado con multa de quinientos a cuatro mil bolívares, o arresto proporcional, además del comiso de los materiales que se hubieren empleado en la instalación.

Artículo 186.-  Quienes hicieren nuevas instalaciones en las estaciones permitidas, o modificaren las existentes, incurrirán en multa de quinientos a un mil bolívares.

Artículo 187.-  Los permisionarios que reiteradamente emplearen sus aparatos para fines diferentes de aquellos en vista de los cuales se ha concedido permiso, serán castigados con la suspensión temporal o definitiva de los permisos, según la gravedad de la infracción.

Artículo 188.-  Quienes para la obtención de un permiso se hubieren valido de datos o documentos falsos, incurrirán en la pena máxima de la suspensión indefinida del permiso.

Artículo 189.-  Las infracciones a los artículos 37, 38 y 137, serán penadas con multa de cincuenta a cien bolívares.

Artículo 190.-  Las infracciones a los artículos 97 a 99,  101, 103 y 104 serán penadas con multa de cincuenta a doscientos bolívares.

Artículo 191.-  Las infracciones a los artículos 18, 19, 24 y 29 serán penadas con multa de cincuenta a quinientos bolívares.

Artículo 192.-  Las infracciones a los artículos 42 y 102 serán penadas con multa de cincuenta a mil bolívares.

Artículo 193.-  Las infracciones a los artículos 76 a 93 y 95 serán penadas con multa de cincuenta a dos mil bolívares.

Artículo 194.-  Las infracciones al artículo 22 serán penadas con multa de quinientos a mil bolívares.

Artículo 195.-  Las infracciones a los artículos 96 y 100 serán penadas con multa de doscientos a dos mil bolívares.

Artículo 196.-  Las infracciones a los artículos 115 a 118, 138 a 147, 170 a 173 y 175 a 182 serán penadas con multa de cincuenta a cuatro mil bolívares.

Artículo 197.-  Las infracciones a los artículos 108 a 114 serán penadas con multa de doscientos a cuatro mil bolívares.

Artículo 198.-  Las infracciones a los artículos 119 a 122 y 124 a 134 serán penadas con multa de cincuenta a cuatro mil bolívares o suspensión temporal o definitiva, según los casos.

Artículo 199.-  Las infracciones a los artículos 44 a 55 y 58 a 75 serán penadas con multa de cien a cuatro mil bolívares o suspensión temporal o definitiva.

Artículo 200.-  Salvo lo que dispone el artículo siguiente, entre los funcionarios del ramo de comunicaciones son competentes para imponer las penas pecuniarias a que se refiere la Ley de Telecomunicaciones y este Reglamento los Directores, Inspectores, Comisionados  especiales y
Jefes de Control.

Parágrafo Único.-  Las decisiones a que se contrae este artículo serán apelables por ante el Ministerio del ramo. El recurso debe interponerse ante el funcionario que imponga la sanción, dentro de los cinco días hábiles siguientes a la notificación de la misma, más el término de la distancia.

Artículo 201.-  La imposición de las penas de suspensión temporal o definitiva corresponde al juicio exclusivo del Ministerio del ramo; y a fin de no desnaturalizar esta atribución, cuando, conforme a la Ley de Telecomunicaciones y este Reglamento, proceda la aplicación de ellas, alternativamente con la de la multa, la imposición de esta última se tendrá como de la sola competencia del Ministro.

Artículo 202.-  En conformidad con lo dispuesto en el artículo 22 de la Ley de Telecomunicaciones, el Ministro del ramo es la autoridad suprema para el conocimiento y aplicación de las sanciones a que hubiere lugar según esa Ley y el presente Reglamento.

Artículo 203.-  Este Reglamento entrará en vigor treinta días después de su publicación en la GACETA OFICIAL DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA, y desde entonces queda derogado el de veintiséis de abril de mil novecientos cuarenta.

(L.S.)
                              LUIS HERRERA CAMPINS.

Clic aqui para ver Parte I:
http://www.tecnoiuris.com/derecho/modules.php?name=News&file=article&sid=2202